RADIESTESIA

Es un método que se utiliza para diagnosticar y desbloquear  energéticamente a través de instrumentos como el péndulo y las varillas. También es una técnica ancestral, a pesar de que no se sabe exactamente su origen.

¿Qué es la radiestesia?

 

 El nombre de radiestesia está formado por la palabra latina radius, que significa radiación, y por el vocablo griego aisthesis que significa percepción (de los sentidos) en su acepción de ‘capacidad de sentir’. Se llamó radiestesista al practicante de la radiestesia.

Sin embargo, antes de 1933 recibía el nombre de rabdomancia, palabra que deriva del griego rhabdos (vara) y manteia (adivinación), por lo que rabdomancia significa «adivinación por medio de una vara». La rabdomancia se usaba para detectar la existencia de vibraciones energéticas en el mundo exterior y debajo de la superficie terrestre.

Hasta 1890 compitieron el péndulo y las varillas como instrumentos para la detección de radiaciones, pero, a partir de ese año, como resultado de la experimentación con numerosos pacientes, el rector de la Universidad de Saltzburgo instituyó oficialmente el uso del péndulo como instrumento de diagnóstico médico; desde entonces se redujo el empleo de las varillas

En 1933 la Academia de Medicina de París organizó en Avignon un congreso al que se invitaron a todos los profesionales que venían investigando y trabajando con la rabdomancia, en aquel congreso se expuso que toda forma de vida (humana, animal, vegetal o mineral) así como cualquier cosa creada por el hombre, contiene vibraciones en correspondencia con una gama de colores, sonidos y un amplio espectro electromagnético, por lo que la vibración es una expresión de la vida en sus diferentes niveles y grados de densidad. Fue un asistente, el abate Alexis Bouly quien propuso ante los congresistas cambiar la denominación de rabdomancia por la de radiestesia, lo cual fue unánimemente aprobado. Este abate fundó la Sociedad de Amigos de la Radiestesia.

A partir de las aportaciones que hizo Albert Einstein. La ciencia establece que la energía es de naturaleza vibratoria y que la materia -que es una forma particular de energía- también emite radiaciones.

Todos tenemos un sexto sentido y una capacidad potencial para tener sensaciones extrasensoriales, pero una gran parte de la población nunca llega a desarrollarlos significativamente. Esto explica porque unas personas tienen más facilidad que otras para usar el péndulo, varillas u otros instrumentos radiestésicos.

Aquellas personas cuyo hemisferio cerebral derecho se ha desarrollado adecuadamente, tienen el “don” para practicar la radiestesia. Pero, de cualquier manera, la radiestesia tiene que aprenderse y requiere entrenamiento y perseverancia para su dominio total con el fin de captar las radiaciones emitidas por nosotros mismos y por los cuerpos y formas de energía que nos rodean.

Como el ser humano está conectado con el todo y energéticamente somos uno, es que podemos medir la energía de otros o de lo que sea, plantas, animales, lugares, objetos.

Si esta energía no está equilibrada la podemos devolver a su equilibrio.

Los instrumentos que yo utilizo son el péndulo y las varillas.

¿Para qué sirve la radiestesia?

Sus usos son múltiples:

  • Medir el estado energético de la persona
  • Se puede utilizar para saber si existen bloqueos a nivel físico, psíquico, mental o espiritual.
  • Conocer si existen temas kármicos pendientes
  • Saber si existen lazos obligatorios, es decir, lazos con los padres que al no recibir la energía se van creando agujeros negros que provocan desbalance energético (es un poco más largo de explicar)
  • Identificar si existen lazos a tierra o al cosmos
  • Saber si existe alguna detención de alguna etapa evolutiva
  • Alinear los chakras
  • Eliminar enquistamientos, que son cúmulos de energía bloqueados, que no fluye y puede llegar a generar tumores o quistes.
  • Disolver mentes paralelas, cuando hay demasiado diálogo interno, rumeación mental, violencia, o no logro responder o evado.
  • Remover tomas de energía, limpiar ataques de vampiros o lazos enfermos
  • Invasiones al campo áurico
  • etc.

¿En qué consiste la sesión?

 

Muchas personas creen que trabajar en radiestesia es comprarse un péndulo y preguntar sí o no, pero en realidad es mucho más que eso, es todo un proceso y ritual, el cual no siempre se puede llevar a cabo y son los mismos maestros, guías y alma de la persona quienes van a autorizar o no, ya que puede ser que la persona no esté preparada para mover tanta energía en esa sesión o bien porque simplemente no quiere sanar, se niega a eso, hay a quienes les acomoda el sufrimiento o victimismo. Y por otro lado el mismo terapeuta puede no estar contenido para hacer la sesión, cosa que también lo sabrá por medio de la radiestesia.

Para la radiestesia no es necesario que la persona esté presente, sólo si gusta.

 

¿Cuánto dura una sesión?

 

La sesión dura una hora o más dependiendo del caso. (Una vez estuve 3 horas en una sesión, mi manito no daba más, pero debía terminarla)

14 + 6 =